Análisis del artículo 42 de la LOTT, el cual establece la obligación de la autorización de transporte como título habilitante para el desarrollo de toda actividad de transporte

El artículo 42.1 de la LOTT dispone que:

 

  1. La realización de transporte público de viajeros y mercancías estará supeditada a la posesión de una autorización que habilite para ello, expedida por el órgano competente de la Administración General del Estado o, en su caso, por el de aquella Comunidad Autónoma en que se domicilie dicha autorización, cuando esta facultad le haya sido delegada por el Estado.

 

Estamos pues ante un título habilitante. Es por ello por lo que dicha actividad administrativacabe calificarla como de policía o limitativa. Mediante la actividad de policía como ésta, las Administración Pública interviene en las actividades de los ciudadanos condicionando o limitando el ejercicio de derechos subjetivos o intereses legítimos, por razones de interés general.

 

Nos encontramos ante un acto administrativo por el cual se permite una actividad privada, previa valoración de ésta en función de un interés público, sin que exista a priori limitación en el número de beneficiarios del derecho o actividad, ni discrecionalidad en su otorgamiento.

 

Por lo tanto, es un acto reglado incardinado a determinar si se cumplen las exigencias legales previstas en el ordenamiento jurídico, de tal modo que solo puede negarse en caso de incumplimiento de los requisitos previos, con las únicas excepciones contempladas en el artículo 48 de la LOTT, esto es: establecimiento de limitaciones cuantitativas en el ámbito autonómico o local para el transporte público de viajeros; transporte interurbano y arrendamiento de vehículos con conductor.

 

Por regla general es intransferible, con la excepción prevista en el artículo 49 de la LOTT. Y la misma se otorga a solicitud de los interesados.

 

Además tiene un efecto continuado , de carácter indefinido, permitiendo el ejercicio del derecho sin que la autorización sirva de título específico de intervención entre la Administración y el autorizado, sujetando posteriormente a su otorgamiento a una serie de controles, en este caso un visado periódico, de oficio por parte de la Administración (artículo 51 LOTT).

 

Dependiendo del tipo de transporte realizado, las exigencias y contenido de la autorización o licencia se concretan en la descripción y regulación de cada uno de ellos en el articulado de la Ley.